Publicado el 23 de dic, 2020

Ignacia Montt (PUC) se luce en Bolivia y vuelve con tres medallas desde la altura

La atleta de la UC obtuvo dos segundos lugares en 100 y 200 metros planos en el Grand Prix Sudamericano Julia Iriarte, y un tercer lugar en 100 mts en el Gran Prix Sudamericano Mario Paz. Su diabetes no ha sido impedimento para competir en el alto rendimiento y querer llegar a lo más lejos.
Por Eduardo Mujica

Competir en altura siempre conlleva un desafío. Desafío que María Ignacia Montt logró sortear con gran destreza desde la pista atlética del estadio de Atletismo en el sur de Cochabamba. La atleta seleccionada UC obtuvo dos segundos lugares en 100 y 200 metros planos en el Grand Prix Sudamericano Julia Iriarte, y un tercer lugar en 100 mts en el Gran Prix Sudamericano Mario Paz, con unos tiempos respectivos de 12.01 y 24.82 segundos.

ignaciamontt1Si bien la estudiante de Ingeniería Comercial quería mejores tiempos, igualmente quedó conforme por sus logros. “Quedé conforme pero no satisfecha. Me esperaba mejores tiempos, porque había competido en Brasil hace dos semanas y había realizado tiempos parecidos. Pensé que con la altura iba a mejorar la marca, pero en verdad no podía tener expectativas tan altas porque el año pasado tuve una lesión a la rodilla, me cambié de entrenador y después vino la pandemia. Había muchos factores que podían explicar un mal resultado”, comenzó diciendo la atleta.

A una de las cosas que ha tenido que acostumbrarse la deportista ha sido el competir en pandemia, con todo lo que eso implica. Desde que comenzó, Montt estuvo mucho tiempo sin correr. Cuando se levantaron las cuarentenas, empezó en la calle, lejos de la pista que normalmente usa para practicar. Por eso, la deportista es clara en decir que ha sido todo un desafío y algo nuevo retomar las competencias de alto rendimiento. “Competir en pandemia es toda una aventura. No es lo mismo de antes. Uno está mucho más preocupado. Ya no estás preocupado solo de competir, sino que estás pendiente del alcohol gel en todo momento, no te sacas la mascarilla”, espetó la atleta.

El futuro y la diabetes

Hay una cosa con la que Montt, desde pequeña, ha tenido que convivir, y es la diabetes. La enfermedad no ha sido un impedimento para competir en el alto rendimiento, sino que le ha servido para exponer su caso y demostrar que ante la adversidad sí se puede. “Es un desafío adicional al deporte en sí. Me ha ayudado mucho el deporte a controlar la diabetes, y por eso he decidido seguir y competir a alto rendimiento. Cuando no hago deporte es más difícil de controlar. He recibido harto apoyo y mi ejemplo le ha servido a harta gente”, dijo la deportista.

Por ello, con la enfermedad controlada, cuidándose y retomando las competencias, Montt tiene claro lo que se viene y el desafío mayor para su carrera. De momento, para 2021, y teniendo siempre presente posibles modificaciones ante los inciertos caminos de la pandemia, la atleta tiene como desafíos el mundial universitario en China y sudamericano adulto en Buenos Aires en mayo, que son los eventos más importantes del próximo año.

Sin embargo, el desafío mayor es a largo plazo, pues en el sueño de la deportista pasa por los Panamericanos de 2023. “El objetivo que tenemos claro con mi entrenador son los Panamericanos 2023. Independientemente de los resultados de ahora, estamos enfocándonos en el largo plazo, que es algo que creemos que pasará con seguridad”, concluyó la deportista, quien sabe que constancia y cuidándose podrá realizar un buen papel en Santiago ese año.